Watchmen. Alan Moore & Dave Gibbons, EUA, 1986


Watchmen-cover.svgDesde finales del Siglo XX el cómic se ha renovado y ha comenzado a ofrecer experiencias cada vez más elaboradas. Es innegable decir que, hoy en día, la historieta es uno de los medios más audacesy es donde se hallan ejercicios narrativos nunca antes vistos en otros medios.

Sin embargo, para entender esta transición que han experimentado los cómics es menester regresar a los clásicos, y en ese tenor, Watchmen de Alan Moore y Dave Gibbons es parada obligatoria.

Watchmen, lanzada originalmente como una serie de 12 números publicada de septiembre de 1986 a octubre de 1987, nos narra en un primer momento cómo Rorschach, miembro del extinto grupo superheroíco Watchmen (Vigilantes) descubre el asesinato de un antiguo miembro del equipo, lo que lo lleva a suponer que hay algo detrás de esta ejecución.

Este argumento, que de por sí en dicha época ya suponía un soplo de aire fresco al género, se vuelve cada vez más intrincado, ya que detrás del asesinato del Comediante, se oculta una conspiración de proporciones mundiales.

Argumentalmente, Watchmen revolucionó al medio, no sólo fue de las primeras historietas que nos mostraron superhéroes sin súper poderes, también se encargó de dotarlos de una humanidad sorprendente; cada uno de los integrantes de Watchmen posee un perfil psicológico asombroso que es explotado a cada capítulo, mostrando sus emociones frente a la inminente tercera guerra mundial.

Hablando de la estructura, podríamos compararla con Ulises de James Joyce y con Rayuela de Julio Cortázar, ya que es una obra que transgredió los cánones que el medio dictaba, en pos de hacer partícipe al lector; de hecho cada capítulo en sí mismo narra una historia y en global desarrolla uno de los argumentos más inteligentes y críticos que ha visto la literatura. Y, es que en una época en la que el género superheroíco demandaba poco texto y mucha acción, Watchmen no sólo llenó la obra con diálogos, sino que a final de cada capítulo encontramos varias páginas llenas de prosa que enriquecen a la historia y al lector.

Pero, Watchmen no es sólo un brillante argumento, es también un diseño gráfico sobresaliente, en el que Dave Gibbons llena de sutiles referencias cada viñeta, desde propaganda de la guerra fría hasta grafittis, bien podría decirse que el dibujo cuenta su propia historia.

Hoy, a más de 30 años de su publicación, se ha convertido en una obra de referencia en cuanto a guión, diseño de personajes, dibujo, estructura gráfica y narrativa, todo ello sin contar los relatos del navío negro, obra que homenajea a los cómics del principios del Siglo XX y que esta inteligentemente integrada en la historia principal.

En conclusión, Watchmen es una obra pionera, capaz de enseñar al lector acerca de política, sociedad, guerra, pero sobre todo de lealtad y amistad; una lectura obligada, no sólo para los amantes de la historieta, sino para todas las personas por las lecciones que de ella emanan.

¿Dónde adquirirlo?

En Amazon la edición de pasta blanda cuesta $389.99 MXN

Datos adicionales:
John Higgins, colorista
Dave Gibbons, tipografista
Editorial: Vértigo
No. de pág., 448.

2 comentarios en “Watchmen. Alan Moore & Dave Gibbons, EUA, 1986”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.