Bakuman. Tsugumi Ōba & Takeshi Obata, 2008.


bakumanEn el mundo existen tres grandes escuelas de literatura gráfica: la estadounidense, franco-belga y la japonesa. El manga, palabra japonesa para designar la historieta creada en dicho país con un estilo artístico distintivo, cuenta con una enorme variedad de géneros y es una de industrias más fuertes de Japón. Dentro de la ingente cantidad de obras que se producen año con año, Bakuman es una carta de amor hacia esta literatura. 

Bakuman narra la historia de dos amigos que buscan ser mangakas, uno para así casarse con la mujer de sus sueños, el otro para darle sentido a su vida. Este argumento sirve de base para mostrarnos el duro esfuerzo que tienen que hacer las personas que deseen dedicarse a este trabajo, desde la práctica de ideas y primeros trazos, pasando por las reuniones editoriales, hasta la presión que conlleva la publicación semanal y mantener la popularidad a riesgo de ser cancelados. 

La riqueza de este manga es que nos muestra todo el proceso creativo que se da tras bambalinas, podremos observar a detalle cómo trabaja la editorial, el ritmo de los mangakas, las listas de popularidad, cómo se presentan nuevos proyectos, que series se vuelven anime y por supuesto, el dolor que significa para el editor y el creador el sufrir una abrupta cancelación. En Bakuman queda al desnudo todo aquello que queda invisible al lector que únicamente tiene que desplazarse al punto de venta para adquirir sus obras favoritas. Todo el drama, dolor y difíciles decisiones que se dan en el proceso quedan al desnudo, además de que el análisis que se da de las obras -para mantener la popularidad- hará que cada que tengamos un manga entre manos lo veamos con una perspectiva más amplia y rica.

Bakuman también cuenta con una trama interesante, con muchos giros inesperados aderezados con humor y momentos de tensión que nos mantendrán pegados a la lectura, esto tiene un mérito enorme si consideramos que es una obra llena de diálogos. Una lectura que nos permite observar el manga desde un ángulo distinto.

Aderezando el gran guion, tenemos frente a nosotros un dibujo precioso, con trazos definidos y pulcros, con una atención sobresaliente a la ropa de los personajes, su crecimiento y a los objetos del ambiente. El diseño de los personajes y su estilo para vestir realmente encaja a la perfección con la psique del personaje y nos demuestra que el tándem Ōba y Obata tienen una compenetración altísima.​

Como dijimos al principio, esta es una oda al manga, pero también lo es a la amistad, a la fuerza de voluntad, al nunca rendirse y mantenerse fieles a nuestros seres queridos y a nuestros ideales sin importar lo dura que es la situación. Es, también, una maravillosa lección de qué tan lejos podemos llegar si siempre confiamos en nosotros y nos esforzamos al máximo de nuestras capacidades. 

Es cierto que esta obra no es perfecta, pues aproximadamente al llegar al segundo tercio de la historia entra en un bache del cual sale para cerrar de una gran manera. Pero Bakuman es una lectura que toda persona que haya leído agradecerá, pues es una obra hecha con cariño por y para todo amante de este medio.

Datos adicionales:
Editorial: Shueisha 
No. de volúmenes, 20.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.