Dark Souls Remastered. From Software, Japón, 2018


dark soulsHace ya 7 años llegó a las consolas un juego, que si bien era la continuación de un clásico de PS3, supuso el éxito masivo de esta franquicia y el regreso de los juegos desafiantes a un público masivo.

En una era donde la vida autoregenerativa, la IA torpe y los juegos que se podían acabar sin morir una vez, llegaba una obra cuyo eslogan era “Prepárate a morir” y esto no era algo gratuito, pues una vez que los jugadores malacostumbrados a los juegos pasilleros morían al enfrentar al primer enemigo, ya se veía algo prometedor en este título.

Un juego con un ritmo pausado, en el cual lo importante no era atacar a lo loco ni tener la mejor arma, sino conocer al rival y atacarlo en función a sus patrones de ataque, de otra manera cualquier enemigo podía significar el fin de la partida.

Dark Souls es considerado un juego difícil, opinión que no comparto, mas bien lo considero un juego justo y desafiante, pues es un título en el cual los errores se pagan, la vida es limitada y que a cada muerte queda la sensación de que se debió a un error del jugador y en el cual cada paso que damos es sumamente gratificante, pues como dice Fromm encontramos gozo en realizar cosas que nos desafían. Dark Souls nos pone a prueba constantemente, nos reta y nos presenta un juego que nos motiva a mejorar y en el cual cada mejora conlleva un avance.

Pero el éxito del juego no se puede entender únicamente como un juego desafiante y nada más, el diseño artístico era maravilloso y hoy en dia deja boquiabierto por los castillos, los caballeros y enemigos del juego. Hablamos de uno de los apartados artísticos más fantasiosos y fantásticos de todos los tiempo. Y qué decir de la mitología, a la ingente cantidad de enemigos y herramientas, cada una tenía una propia historia que el jugador debía ir descubriendo por su cuenta.

Y qué decir de los caballeros que ofrecían pactos e historias secundarias, conjuntaban, junto con el mundo, una riqueza y belleza decadente pocas veces vista en el medio.

Sí, este era un juego brutal, pero que recompensaba al jugador que se sometía a un régimen que ya parecía olvidado. Un juego que volvió a poner el desafío en el videojuego y que toda persona debería, al menos, darle una oportunidad en su versión remasterizada.

Plataformas:

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.