Reseña: Food Wars: Shokugeki No Soma, Vol. 11. Tsukuda, Saeki & Morisaki, 2015.


Soma Yukihira se enfrenta a la temible técnica de copiado de Mimasaka para acceder a la gran final y en el otro duelo tenemos a dos de los mejores exponentes: Kurokiba y Hayama.

ATENCIÓN: Esta entrada contiene partes de la trama (spoilers).

food wars 11Tras arduos días pensando el menú, y en los cuales lo acompañó un reportero del periódico de Totsuki, Soma empieza la batalla que definirá su futuro y es tal como se espera, pues Mimasaka ha copiado con una precisión aterradora la técnica y platillo de Yukihira, pero mejorando los pequeños detalles que lo han hecho ganar 100 shokugekis con sus respectivos utensilios.

Soma se ve en apuros, su oponente ha obtenido toda la información de sus actividades en estos días, (incluyendo su encuentro con Erina) debido a que el periodista que lo seguía sufrió un hackeo por parte de Mimasaka. Por lo tanto Soma decide confiar en todas las experiencias que ha obtenido en su estadía en Totsuki y comienza a improvisar.

Mimasaka siente el triunfo asegurado, su pasado siempre le ha enseñado que en la cocina no gana el mejor, sino el que hace el platillo sin errores, pero pronto se da cuenta de que Yukihira tenía razón: los verdaderos cocineros son aquellos que demuestran pasión y cuyos platillos son producto del esfuerzo. Así, Soma derrota a Subaru y le devuelve sus instrumentos a todos, menos a Takumi, quien le pide a Soma que guarde el mezzaluna hasta el momento en que se vean frente a frente en un shokugeki.

En el otro duelo, Kurokiba y Hayama demuestran que sus altísimos puntajes no fueron casualidad y se enfrascan en un duelo de calidad, el cual llega a su clímax cuando los jueces no pueden decidirse por alguno, por eso Gin Dojima propone que ambos avancen a la final y así celebrar un encuentro tripartito.

El diseño artístico de este tomo sigue en la tónica del anterior, con un Mimasaka desagradable y engreído por completo y un Yukihira en control de la situación en todo momento. El duelo entre Ryo y Hayama también se nos presenta como una dualidad, el primero es todo agresividad y el segundo es delicadeza y refinamiento.

En cuanto a edición, se confirma que los tankobon están a dieta, pues inclusive las tapas se sienten un poco mas delgadas, pero el mayor cambio lo seguimos resintiendo en las hojas, que tienen un tacto muy agradable pero sumamente delgadas.

Calificación: 9.5/10

Datos adicionales:
Editorial: Shueisa 
No. de volúmenes, 31+.

Para leer reseñas anteriores, da click en la imagen correspondiente.

food wars 1 food wars 2 food wars 3  food wars 4 food wars 5 food wars 6 food wars 7 food wars 8 food wars 9 food wars 10

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.